Please use this identifier to cite or link to this item: http://dspace.ups.edu.ec/handle/123456789/9259
Title: RELACIÓN ENTRE FILOSOFÍA Y EDUCACIÓN
Authors: Álvarez González, Freddy Javier
Issue Date: Jun-2006
Description: Filosofar no es una acción que goce de buena reputación dentro de una sociedad que se conduce por dos tipos de racionalidad: la racionalidad instrumental y la racionalidad del mercado. Este acto de mala reputación en lugar de inhibir la filosofía, por el contrario, hace necesario el filosofar en tiempos de globalización. Chätelet decía que la acción de filosofar descansaba en la condenación de la filosofía1. Filosofar, ¿sobre qué? El hecho de que el poder esté en medio de todo lo que decimos hace que aparezcan nuevas relaciones y que tengamos que mirar permanentemente la ciudad. En el Menon de Platón la preocupación por el poder y la virtud política se dirime en el conocimiento y el areté de un solo hombre que asegura el bien de sus amigos, el mal de sus enemigos y evita todo mal: el filósofo. Para Platón el juicio a la cité está en el origen de la decisión de todo filosofar2. Pero, no es porque filosofamos que hacemos el juicio sobre la ciudad. Es porque hacemos el juicio sobre la ciudad que podemos filosofar. Filosofar, en la tradición platónica, será, colocarnos no solo en contra de las opiniones y sus contradicciones, sino en contra de esa certeza que se pretende verdadera. El gran problema es que la doxa es certeza de sí. A causa de sus intereses y sus pasiones, no puede evitar la fascinación que se ejerce sobre la mayoría. Por lo tanto Chatelet afirma que “el primer momento de la filosofía consiste en psicoanalizar la opinión”3. En las siguientes páginas intentaremos pensar la relación entre filosofía y educación como un asunto de la cité por lo que el juicio aparece como inevitable.
URI: http://dspace.ups.edu.ec/handle/123456789/9259
Appears in Collections:Edición 01

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
Relacion entre filosofia y educacion.pdfLa pedagogía es la que nos enseña que todavía algo es posible cuando la filosofía puede caer en el fatalismo y creer que ya nada se puede hacer; en tal sentido, el pedagogo es el que contesta los interesantes descubrimientos de Piaget: no se trata solamente de aprender a partir del desarrollo sino de aprender para desarrollar.261.69 kBAdobe PDFView/Open


This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons